Como fortalecer el suelo pelvico

Ejercicios para el suelo pélvico – youtube

Si los músculos del suelo pélvico están debilitados, es posible que tengas pérdidas de orina al toser, estornudar o hacer un esfuerzo. Esto es bastante común y no debes sentirte avergonzada. Se conoce como incontinencia de esfuerzo y puede continuar después del embarazo.
Si realizas ejercicios de suelo pélvico, puedes fortalecer los músculos. El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico ayudará al cuerpo a soportar el creciente peso del bebé. Unos músculos sanos y en forma antes de que nazca el bebé se recuperarán más fácilmente después del parto y ayudarán a reducir o evitar la incontinencia de esfuerzo después del embarazo. Todas las mujeres embarazadas deberían hacer ejercicios de suelo pélvico, incluso si son jóvenes y no sufren incontinencia de esfuerzo ahora.
Estar embarazada y dar a luz estira los músculos del suelo pélvico, que son los que mantienen la vejiga cerrada. Los músculos del suelo pélvico debilitados no pueden impedir que la vejiga gotee. Estas pérdidas se producen sobre todo al toser, estornudar, levantar peso o hacer ejercicio. También es posible que te des cuenta de que no puedes esperar cuando quieres orinar.
Tendrás que ayudar a que los músculos del suelo pélvico se vuelvan a fortalecer. Si no fortaleces los músculos después de cada bebé, es probable que te mojes más a menudo cuando llegues a la edad madura. Los músculos del suelo pélvico tienden a debilitarse con la edad. La menopausia puede empeorar la incontinencia.

Ejercicios del suelo pélvico para el prolapso

Los músculos pélvicos se encuentran en la base del núcleo. Se extienden como un trampolín o una hamaca desde el hueso púbico hasta el coxis. Los músculos pélvicos sostienen la vejiga, el intestino y el útero. Cuando estos músculos se contraen, los órganos se elevan y se tensan, evitando la micción accidental, las deposiciones y los gases. Cuando estos músculos se relajan, se puede orinar y defecar. Estos músculos también intervienen en el placer sexual y en el proceso de parto.
Para muchas personas, la debilidad de los músculos pélvicos puede causar problemas de control de la vejiga y pérdidas cuando se tose, estornuda, ríe o se esfuerza. El debilitamiento de los músculos pélvicos es consecuencia del embarazo, el parto, el envejecimiento, las hormonas asociadas a la menopausia y el esfuerzo de estos músculos debido al estreñimiento, la tos crónica o el sobrepeso.
Imagina que intentas detener el flujo de orina o la expulsión de gases: esos son tus músculos pélvicos. La próxima vez que orines, practica deteniendo el flujo. Pero una vez que hayas identificado los músculos correctos, no hagas los ejercicios mientras estás en el retrete vaciando la vejiga. Esto puede confundir a tu vejiga y provocar un vaciado incompleto. Pregunta a tu terapeuta si no estás seguro de estar apretando los músculos correctos.

Ejercicios del suelo pélvico para la incontinencia

El primer paso para realizar los ejercicios de los músculos del suelo pélvico es identificar los músculos correctos. Existen varias formas que pueden ayudarte a identificar correctamente las diferentes partes de los músculos del suelo pélvico. Una de ellas es intentar detener o ralentizar el flujo de orina a medio camino del vaciado de la vejiga. Detener el flujo de orina repetidamente en el inodoro no es un ejercicio, sino una forma de identificar los músculos del suelo pélvico. Esto sólo debe hacerse para identificar qué músculos son necesarios para el control de la vejiga.
Si puedes, detén el flujo de orina sobre el inodoro durante uno o dos segundos, y luego relájate y termina de vaciar sin esforzarte. Esta “prueba de parada” puede ayudarle a identificar los músculos del conducto frontal que controlan el flujo de orina. No se recomienda como ejercicio regular.
Otro método para identificar los músculos del suelo pélvico es imaginar que se detiene el flujo de orina y se retiene el flato (viento) al mismo tiempo. Esto puede hacerse tumbado, sentado o de pie con las piernas separadas a la anchura de los hombros.

Ejercitador del suelo pélvico

Ejercicios de Kegel: Los ejercicios de Kegel pueden prevenir o controlar la incontinencia urinaria y otros problemas del suelo pélvico. Esta es una guía paso a paso para realizar correctamente los ejercicios de Kegel.Por el personal de Mayo Clinic
Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos del suelo pélvico, que sostienen el útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto. Los ejercicios de Kegel, también conocidos como entrenamiento de los músculos del suelo pélvico, se pueden realizar en cualquier momento.
Los ejercicios de Kegel son menos útiles para las mujeres que tienen fuertes pérdidas de orina al estornudar, toser o reír. Además, los ejercicios de Kegel no son útiles para las mujeres que pierden inesperadamente pequeñas cantidades de orina debido a una vejiga llena (incontinencia por rebosamiento).
No te acostumbres a utilizar los ejercicios de Kegel para iniciar y detener el chorro de orina. Hacer los ejercicios de Kegel mientras se vacía la vejiga puede provocar un vaciado incompleto de la misma, lo que aumenta el riesgo de infección del tracto urinario.
Si tienes problemas para hacer los ejercicios de Kegel, no te avergüences de pedir ayuda. Tu médico u otro profesional de la salud puede darte información importante para que aprendas a aislar y ejercitar los músculos correctos.