Meditando con el corazon

Meditación a corazón abierto

Con todo el revuelo que rodea a la meditación, podría estar tentado de descartarla como una moda. Pero esta práctica centenaria para calmar la mente y aliviar el estrés cotidiano está respaldada por un montón de pruebas científicas.
Según el Programa de Atención Plena de la Universidad de Pensilvania, una amplia investigación ha demostrado que el entrenamiento de la atención plena mejora el estado de ánimo y la calidad de vida, aumenta la memoria de trabajo y la resistencia a la distracción, y mejora la regulación emocional.
Problema: Dos regiones del cerebro suelen desempeñar un papel especial en nuestra salud mental: la amígdala y la red de modos por defecto (DMN). La amígdala es la región del cerebro que regula la concentración, la memoria y las emociones, como el miedo, la ira y la tristeza. Aunque los “sentimientos” no son intrínsecamente malos, a veces pueden desviarse.
La otra región, la red de modo por defecto, es la parte del cerebro culpable de las ensoñaciones y otros pensamientos distraídos y errantes. Aunque soñar despierto puede parecer divertido y descuidado, si no se entrena, nuestra mente imaginativa puede dar lugar a la depresión, la ansiedad y el insomnio, que no son tan divertidos ni descuidados.

Meditación a pie

Hay un centro en el cuerpo donde el amor y el espíritu se unen, y ese centro es el corazón. Es tu corazón el que duele o se llena de amor, el que siente compasión y confianza, y el que parece vacío o desbordado. Dentro del corazón hay un centro más sutil que experimenta el espíritu, pero no puedes sentir el espíritu como una emoción o una sensación física. El espíritu se encuentra debajo de las capas de sensaciones, y para experimentarlo hay que ir al corazón y meditar en él hasta que se limpie todo lo que oscurece el espíritu. En palabras del poeta místico William Blake, “estás limpiando las puertas de la percepción”.
En la meditación que sigue, se te guiará para que escuches los mensajes que te envía tu corazón. Empezarás a limpiar lo que bloquea tu corazón para que puedas experimentar el espíritu puro y brillante que es tu verdadera naturaleza.
Ya sea que te hable con tristeza o con miedo, con deleite o con placer, su mensaje es exactamente lo que necesitas. Si empiezan a surgir voces de ira, preocupación o duda, permite que hablen y luego déjalas ir, fácil y cómodamente. Estás aprendiendo a estar con tu corazón para escuchar su significado espiritual: esto es la meditación. Estás dejando que el material reprimido surja para ser liberado, esto es la purificación. Estás escuchando a tu corazón sin juzgarlo, esto es atención.

Retroalimentación

La Meditación del Ritmo Cardíaco (comúnmente conocida como HRM) es un tipo de meditación que implica la respiración consciente, en la que el control consciente de la respiración pretende influir en el estado mental, emocional o físico de una persona, con un supuesto efecto terapéutico[1][2].
La Meditación del Ritmo Cardíaco es un método de meditación que ha sido ampliado y desarrollado por Puran Bair y Susanna Bair de iamHeart[3][4] El método fue descrito en el libro de 1998 Living from the Heart, de Puran y Susanna Bair (tercera edición publicada en 2019)[5] y en el libro de 2007 Energize Your Heart in 4 Dimensions, de Puran y Susanna Bair. La aplicación de la Meditación del Ritmo Cardíaco al desarrollo de la madurez espiritual se describe en el libro Sigue tu corazón, de Puran y Susanna Bair, editado e ilustrado por Asatar Bair publicado en 2011[6].
La práctica tiene su origen en la Oración de Jesús y en las enseñanzas de Inayat Khan, quien fundó la orden sufí y a quien se le atribuye la introducción del sufismo en el mundo occidental. Puran y Susanna Bair fueron discípulos del hijo mayor y sucesor de Inayat Khan, Vilayat Inayat Khan[7]. Los fundadores de la HRM afirman que su enfoque no es religioso, es práctico y es científico[8].

Maitrī

Antecedentes: La meditación se refiere a un grupo de prácticas comúnmente propuestas para tratar las condiciones relacionadas con el estrés y mejorar el bienestar general. En particular, la meditación podría ejercer acciones beneficiosas sobre la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) actuando sobre el tono autonómico con un aumento de la actividad vagal. Los efectos de la meditación heartfulness (HM) sobre la VFC siguen estando poco definidos.
Métodos: Investigamos los efectos de la HM sobre la VFC en un grupo de 26 sujetos sanos. Los sujetos practicaban regularmente esta forma de meditación a diario. Evaluamos la VFC y la VFC residual (VRCr) en reposo y durante la meditación. También utilizamos como control un periodo de ritmo respiratorio impuesto por una señal auditiva, siendo el ritmo respiratorio impuesto idéntico al ritmo espontáneo registrado durante la meditación.
Conclusiones: La MH puede inducir una supresión de la modulación vagal global y aumentar la modulación simpática y el barorreflejo. Además, la respiración acompasada puede suprimir la modulación simpática y aumentar la modulación vagal. A diferencia de los estudios que utilizan otros tipos de meditación, no identificamos evidencia de un aumento del tono vagal durante la MH.