Mindfulness en el trabajo

El sufrimiento de la atención plena

El lugar de trabajo puede ser rápido, competitivo y, a veces, estresante. Exige que demos lo mejor de nosotros mismos, que seamos productivos y nos concentremos, y que nos llevemos bien con los compañeros, la dirección y/o los clientes. Aquí es donde entran en juego la meditación y la atención plena, que le ayudan a sentirse menos estresado, a ser menos reactivo y a mejorar su compasión, al tiempo que refuerzan las áreas de concentración, productividad y resiliencia.
Comience su prueba gratuitaLa atención plena no es un beneficio que experimentan sólo los empleados. Los directivos y líderes también se benefician de la construcción de una práctica de meditación porque les ayuda a desarrollar un mayor sentido de conciencia, claridad y compasión, y a su vez dirigen su empresa o equipo con esas cualidades. No sólo eso, sino que también tienden a ver un aumento de la productividad y una disminución de las enfermedades relacionadas con el estrés. En resumen, todo el mundo sale ganando cuando la cultura laboral adopta e incorpora el mindfulness.
Tanto si eres un empresario como un empleado, meditar en el trabajo puede ser una forma estupenda de conectar con la tierra y de hacer un breve y beneficioso descanso en medio de una jornada laboral caótica. Considérelo como una oportunidad para pulsar el botón de reinicio. Y si no te apetece meditar, hay muchas otras formas de practicar la atención plena en el trabajo. A continuación te ofrecemos algunas ideas para inyectar momentos de atención plena en tu jornada laboral.

Maitrī

La atención plena es importante. La capacidad de estar presente y atento, de mantenerse concentrado intencionadamente sin emitir juicios, es una habilidad del siglo XXI. Las empresas con equipos conscientes están mejor equipadas para competir en el cambiante entorno actual.
Como la mayoría de nosotros ha experimentado de primera mano, el estrés y la ansiedad pueden tener un efecto significativo en la mente y el cuerpo. Un estudio de la Kaiser Family Foundation reveló que casi el 40% de los estadounidenses considera que el estrés de la pandemia ha afectado negativamente a su salud mental. El estrés no sólo es agotador, sino que también aumenta la inflamación y puede provocar enfermedades crónicas del cerebro y el corazón.
En esta época, ser capaz de mantener la calma y adaptarse rápidamente a las circunstancias cambiantes con una mente abierta es y seguirá siendo una ventaja competitiva. Además, un lugar de trabajo consciente puede ser una poderosa herramienta para la contratación de personal. Al fin y al cabo, si le dan a elegir entre una empresa que invierte en el bienestar de sus empleados y otra que no lo hace, ¿qué elegiría? Del mismo modo, el aumento de la atención plena en el trabajo puede conducir a niveles más altos de compromiso en el trabajo y a una mayor participación, reduciendo en última instancia la costosa rotación de personal.

Definición de mindfulness en el trabajo

Probablemente conozcas la sensación demasiado bien: Llegas a la oficina con un plan claro para el día y luego, en lo que parece un instante, te encuentras de vuelta a casa. Han pasado nueve o diez horas, pero sólo has cumplido algunas de tus prioridades. Y, lo más probable, es que ni siquiera puedas recordar exactamente lo que has hecho en todo el día. Si esto le resulta familiar, no se preocupe. No está solo. Las investigaciones demuestran que las personas pasan casi el 47% de sus horas de vigilia pensando en algo distinto de lo que están haciendo. En otras palabras, muchos de nosotros funcionamos con el piloto automático.
A esto hay que añadir que hemos entrado en lo que muchos llaman la “economía de la atención”. En la economía de la atención, la capacidad de mantener la atención y la concentración es tan importante como las habilidades técnicas o de gestión. Y como los líderes necesitan absorber y sintetizar una creciente avalancha de información para tomar buenas decisiones, esta tendencia emergente les afecta especialmente.
La buena noticia es que puedes entrenar a tu cerebro para que se concentre mejor incorporando ejercicios de atención plena a lo largo del día. Basándonos en nuestra experiencia con miles de líderes en más de 250 organizaciones, a continuación presentamos algunas pautas para convertirse en un líder más centrado y consciente.

Artículos sobre la atención plena en el lugar de trabajo

El mindfulness consiste en centrarse en el momento presente. Eso significa que no te preocupas por lo que va a pasar mañana, ni te quedas pensando en lo que pasó en la reunión de ayer. Este cambio te permite dar un paso atrás y tomar mejores decisiones. También mejora la creatividad, la concentración y la productividad.
1. Elige un mantra. No esperes a entrar en tu ordenador para poner tu mente en orden. Empieza tu mañana eligiendo un mensaje positivo o un mantra, y repítelo a lo largo del día. “La paz empieza en mí” es un buen recordatorio de que somos responsables de cómo nos sentimos y cómo reaccionamos. “Soy fuerte, capaz y estoy preparado” puede mantenerte tranquilo y concentrado antes de una gran presentación o reunión. En primer lugar, considera tus objetivos internos… Pregúntate: ¿cómo quieres ser en el mundo? A partir de ahí, inventa un mantra en tiempo presente para honrarlo.
2. Concéntrate en tu respiración. La respiración no es sólo para los yoguis: ralentizar la respiración te pone en un estado emocional tranquilo y es algo que puede hacerse prácticamente en cualquier lugar. El simple hecho de concentrarte en cada inhalación y cada exhalación puede relajarte. Para dar un paso más, prueba este sencillo ejercicio. Inspira profundamente por la nariz contando hasta tres, mantén la respiración durante tres y suelta por la boca contando hasta tres. Repítelo. También puedes intentarlo con los ojos cerrados.