Mindfulness para niños

Practicar el mindfulne… 75 consejos esenciales…

Ahora que llega el 2021, muchos buscan nuevas formas de controlar el estrés. Aunque la atención plena y la meditación no son nuevas -hay pruebas que sugieren que el ser humano lleva practicando la meditación desde hace más de 5.000 años-, muchos están recurriendo a estas técnicas para mejorar su bienestar general. La atención plena es una técnica que consiste en prestar atención a lo que está sucediendo ahora en el momento presente, de forma aceptada y sin juzgar. Existen aplicaciones de mindfulness para controlar el estrés, la ansiedad, el dolor crónico, la pérdida de peso, la mejora del sueño y el abandono del tabaco.
La atención plena y la meditación también forman parte de actividades y ejercicios de mente y cuerpo, como las artes marciales, los ejercicios de respiración y el yoga, y se integran en tratamientos clínicos basados en la evidencia para el dolor crónico, la ansiedad y la depresión. Y por una buena razón. Los investigadores han descubierto que la práctica de la atención plena y la meditación puede mejorar el sistema inmunitario, reducir la presión arterial e incluso cambiar la estructura y el funcionamiento del cerebro.
Casi todas las investigaciones se han realizado en adultos, pero estudios recientes sugieren que la atención plena y la meditación también pueden ser beneficiosas para los niños y los adolescentes. Como neurocientífico del desarrollo, me ha interesado estudiar cómo afecta el mindfulness al cerebro de los niños y los adolescentes, porque el cerebro aún está en desarrollo.

Yo soy la paz: un libro de mindfulness

Los alumnos de primer y segundo año de la clase de bachillerato internacional del Eastern Senior High School de Washington, DC, están estresados. Le pedí a Raven Wright, alumna de último curso, que enumerara todas las cosas con las que tiene que lidiar en un día determinado. Llegar a tiempo. Los deberes. Solicitudes. Ensayos para becas. Dos trabajos: Chipotle y Macy’s. Tutoría de un estudiante más joven. Clases de conducir. Agotador.
Eastern es uno de los cientos de colegios de primaria a secundaria -muchos de ellos en zonas urbanas, a los que asisten principalmente estudiantes de minorías que tienen derecho a recibir comida gratuita- que participan en un experimento informal y poco convencional para entrenar a los estudiantes a estar más concentrados y ser menos reactivos.
Es la meditación de atención plena. Y, según las anécdotas, a los estudiantes de Eastern les encanta. “La atención plena me acompañará el resto de mi vida”, dice A’layza Mitchel, una estudiante que lucha contra el lupus, una enfermedad autoinmune. “Especialmente con el hecho de ser una paciente de lupus y tener que escuchar siempre noticias sobre cómo me va a afectar”. Con la atención plena, dice que “puede tomarse un momento” para procesar los sentimientos.

Ejercicios de mindfulness

En cada etapa del desarrollo, la atención plena puede ser una herramienta útil para disminuir la ansiedad y promover la felicidad. La atención plena, una técnica sencilla que hace hincapié en prestar atención al momento presente de forma aceptada y sin prejuicios, se ha convertido en una práctica popular en las últimas décadas. Se enseña a los ejecutivos de las empresas, a los deportistas en los vestuarios y, cada vez más, a los niños, tanto en casa como en la escuela.
Hábitos tempranosLos niños están especialmente preparados para beneficiarse de la práctica de mindfulness. Los hábitos que se forman en los primeros años de vida determinan los comportamientos en la edad adulta, y con la atención plena tenemos la oportunidad de dar a nuestros hijos el hábito de ser pacíficos, amables y aceptantes.
“Para los niños, el mindfulness puede ofrecerles alivio de las dificultades que puedan encontrar en la vida”, dice Annaka Harris, una autora que enseña mindfulness a los niños. “También les proporciona la belleza de estar en el momento presente”.
Parte de la razón por la que el mindfulness es tan eficaz para los niños puede explicarse por el modo en que se desarrolla el cerebro. Aunque nuestros cerebros se desarrollan constantemente a lo largo de la vida, las conexiones en los circuitos prefrontales se crean a un ritmo más rápido durante la infancia. Por tanto, el mindfulness, que fomenta habilidades que se controlan en el córtex prefrontal, como la concentración y el control cognitivo, puede tener un impacto especial en el desarrollo de habilidades como la autorregulación, el juicio y la paciencia durante la infancia.

Actividades de mindfulness para padres y…

El mindfulness se produce a veces de forma natural. Digamos que te preparas para lanzar una falta en baloncesto. Colocas cuidadosamente los pies en la línea. Miras al aro y sientes el balón en tus manos. Te tomas tu tiempo y haces botar el balón un par de veces. No escuchas ningún otro sonido y lanzas el tiro. Swoosh – ¡sí! Bien hecho.
Si esto parece un superpoder, lo es. Ser consciente ayuda a la gente en casi todos los aspectos de la vida. Aprender a ser consciente cuando eres joven te da la oportunidad de ser realmente bueno en ello y utilizarlo siempre.
Si practicas los ejercicios de atención plena, ser consciente puede resultar natural cuando lo necesites en tu vida diaria. Puede ayudarte cuando estés estresado, cuando tengas que hacer algo difícil o cuando tengas que centrar tu atención. Es muy parecido a aprender a tocar el piano. Cada vez que practicas, te estás entrenando para tocar un poco mejor.
Cuando practicas mindfulness, estás entrenando tu atención. Las investigaciones demuestran que la práctica del mindfulness puede mejorar la atención de casi todo el mundo, incluidas las personas con TDAH o que creen que tienen problemas para prestar atención.