Om mani padmé hum

Om mani padme hum texto tibetano

La primera palabra Aum/Om es una sílaba sagrada en varias religiones indias. La palabra Mani significa “joya” o “cuenta”, Padme es la “flor de loto” (la flor sagrada oriental), y Hum representa el espíritu de la iluminación[4][5].
En el budismo tibetano, éste es el mantra más omnipresente y la forma más popular de práctica religiosa, realizada tanto por laicos como por monjes. También es un elemento siempre presente en el paisaje, comúnmente tallado en rocas, conocidas como piedras mani, pintado en las laderas de las colinas o bien escrito en banderas y ruedas de oración[6].
Debido al aumento de las interacciones entre los budistas chinos y los tibetanos y mongoles durante el siglo XI, el mantra también se introdujo en el budismo chino[7] El mantra también se ha adaptado al taoísmo chino[8].
La mayoría de las autoridades consideran que maṇipadme es una palabra compuesta y no dos palabras simples[9] La escritura sánscrita no tiene mayúsculas y esto significa que la capitalización de los mantras transliterados varía desde todas las mayúsculas, hasta las iniciales y sin mayúsculas. La versión en mayúsculas es típica de las obras académicas más antiguas y de los textos tibetanos de sadhana.

Beneficios de om mani padme hum

La primera palabra Aum/Om es una sílaba sagrada en varias religiones indias. La palabra Mani significa “joya” o “cuenta”, Padme es la “flor de loto” (la flor sagrada oriental), y Hum representa el espíritu de la iluminación[4][5].
En el budismo tibetano, éste es el mantra más omnipresente y la forma más popular de práctica religiosa, realizada tanto por laicos como por monjes. También es un elemento siempre presente en el paisaje, comúnmente tallado en rocas, conocidas como piedras mani, pintado en las laderas de las colinas o bien escrito en banderas y ruedas de oración[6].
Debido al aumento de las interacciones entre los budistas chinos y los tibetanos y mongoles durante el siglo XI, el mantra también se introdujo en el budismo chino[7] El mantra también se ha adaptado al taoísmo chino[8].
La mayoría de las autoridades consideran que maṇipadme es una palabra compuesta y no dos palabras simples[9] La escritura sánscrita no tiene mayúsculas y esto significa que la capitalización de los mantras transliterados varía desde todas las mayúsculas, hasta las iniciales y sin mayúsculas. La versión en mayúsculas es típica de las obras académicas más antiguas y de los textos tibetanos de sadhana.

Om mani padme hum youtube

Incluso si no tienes mucha comprensión intelectual del Dharma, incluso si lo único que sabes es OM MANI PADME HUM, aún así la vida más feliz es la que se vive con una actitud libre de las ocho preocupaciones mundanas. Si vives tu vida con la actitud pura libre de apego a esta vida y simplemente pasas tu vida cantando OM MANI PADME HUM -este mantra de seis sílabas que es la esencia de todo el Dharma- ese es el Dharma más puro.
También se menciona en los tantras que recitando este mantra se consiguen las cuatro cualidades de nacer en la tierra pura de Buda Amitabha y en otras tierras puras; en el momento de la muerte, ver a Buda y las luces que aparecen en el cielo; que los devas te hagan ofrendas; y no renacer nunca en los reinos del infierno, de los fantasmas hambrientos o de los animales. Renacerás en la tierra pura de Buda o como un ser transmigrante feliz.
Se dice que hasta siete generaciones de los descendientes de esa persona no renacerán en los reinos inferiores. La razón de esto es que, debido al poder del mantra, el cuerpo es bendecido por la persona que recita el mantra y visualiza su cuerpo en forma del cuerpo sagrado de Chenrezig. Por lo tanto, el cuerpo se vuelve tan poderoso, tan bendecido que esto afecta a la conciencia hasta siete generaciones y tiene el efecto de que si uno muere con un pensamiento no virtuoso, no renace en un reino inferior.

Meditación om mani padme hum

La primera palabra Aum/Om es una sílaba sagrada en varias religiones indias. La palabra Mani significa “joya” o “cuenta”, Padme es la “flor de loto” (la flor sagrada oriental), y Hum representa el espíritu de la iluminación[4][5].
En el budismo tibetano, éste es el mantra más omnipresente y la forma más popular de práctica religiosa, realizada tanto por laicos como por monjes. También es un elemento siempre presente en el paisaje, comúnmente tallado en rocas, conocidas como piedras mani, pintado en las laderas de las colinas o bien escrito en banderas y ruedas de oración[6].
Debido al aumento de las interacciones entre los budistas chinos y los tibetanos y mongoles durante el siglo XI, el mantra también se introdujo en el budismo chino[7] El mantra también se ha adaptado al taoísmo chino[8].
La mayoría de las autoridades consideran que maṇipadme es una palabra compuesta y no dos palabras simples[9] La escritura sánscrita no tiene mayúsculas y esto significa que la capitalización de los mantras transliterados varía desde todas las mayúsculas, hasta las iniciales y sin mayúsculas. La versión en mayúsculas es típica de las obras académicas más antiguas y de los textos tibetanos de sadhana.