Wabi sabi: aprender a aceptar la imperfección

Citas wabi-sabi

El Wabi Sabi está de moda.    Esta filosofía oriental inspira ahora una nueva tendencia de decoración basada en la sencillez y los materiales naturales, aceptando las imperfecciones que nos rodean.    Pero es mucho más que eso.
El Wabi Sabi alimenta todo lo que es auténtico reconociendo tres simples realidades: nada dura, nada está acabado y nada es perfecto”.    Así es como Richard Powell, el autor de Wabi Sabi Simple, resume la esencia de esta filosofía para que sea fácil de entender para nuestras mentes occidentales.    Como el término Wabi Sabi no se puede traducir, es difícil de explicar, incluso para un japonés.
Su nombre proviene de dos términos difíciles de traducir: “Wabi” (simplicidad) y “Sabi” (la belleza o serenidad que llega con la edad).    Juntos hacen referencia a la belleza de la imperfección.    El origen de esta tendencia se encuentra en la filosofía zen y está relacionada con la aceptación pacífica del paso del tiempo, la aceptación de los imprevistos y las imperfecciones de la vida, y el disfrute de la felicidad de los momentos sencillos.

A la manera wabi-sabi

Vivimos en un mundo digital en el que observamos de forma casi voyeur a otras personas vivir su vida, aunque sea a través de su propia elección, y a menudo puede ser fácil caer en un estado de inadecuación personal -¡Mira! Su casa está impecable. Su ropa está a la moda. ¡Sus hijos son perfectos! – y empezar a luchar por ese nivel inalcanzable de perfección que percibimos que tienen los demás.
Pero lo que a menudo olvidamos es que nadie es perfecto y que estas vidas “en pantalla” rara vez son una representación fiel de la realidad, o al menos, se editan los elementos no tan glamurosos de la vida cotidiana.
De hecho, reconocer la belleza en lo imperfecto es lo que trasciende la necesidad de una vida y un hogar impecables, y sólo tenemos que fijarnos en la filosofía japonesa del wabi-sabi para empezar a adoptar de todo corazón una perspectiva diferente y hacer cambios para mejorar nuestra autoestima y disfrutar del día a día.
Julie Pointer Adams, autora de Wabi Sabi Welcome, lo describe como “una forma de vida que celebra lo perfectamente imperfecto: la belleza que se encuentra en lo inusual, en los lugares u objetos que no están de moda y en los momentos que normalmente se pasan por alto o no se aprecian”.

Arte wabi-sabi

Me intrigó mucho y seguí indagando. Lo que encontré fue una lista de algunas filosofías fantásticas para mejorar y enriquecer tu vida. En las próximas semanas, hablaré de algunos de mis conceptos japoneses favoritos. En este artículo, hablaré de Wabi-sabi.
Estamos en un mundo en el que no hay lugar para la imperfección. Las redes sociales están llenas de publicaciones curadas que buscan siempre la mejor versión de ti. Se lanzan nuevos productos y servicios para ayudarte a ser el mejor tú. ¿Cómo podemos estar en paz si siempre estamos buscando formas de mejorarnos a nosotros mismos? ¿Cuántos de nosotros nos hemos tomado el tiempo de apreciar lo que tenemos ahora?
Wabi-sabi explica la filosofía japonesa de abrazar la imperfección: el proceso de aprender a aceptar y apreciar lo que tenemos. Wabi-sabi es un concepto muy amplio. Hay muchas interpretaciones al respecto. El escritor Leonard Koen afirma en su libro Wabi-Sabi: for Artists, Designers, Poets & Philosophers
Muchos de nosotros estamos en una lucha constante con nosotros mismos. No estamos satisfechos con la forma en que están las cosas. Queremos cambiarlas. Siempre corremos para perseguir ese sueño perfecto. Si nos tomamos un momento para pensar en el sueño perfecto, no existe. Yo mismo soy uno de ellos. También corro en busca de un mejor yo. Siempre estamos en la búsqueda de mejorar, que nos olvidamos de parar y mirar hacia atrás en las cosas que hemos mejorado. No hay nada malo en querer ser mejor, pero debemos tomarnos un momento y mirar a nuestro alrededor y apreciar lo que tenemos. Tenemos que abrazar esas imperfecciones que tenemos.

Wabi-sabi la belleza de abrazar la imperfección

Está relacionado con la forma de arte llamada kintsugi, o “reparación dorada”, en la que se atesoran las cosas rotas y se utilizan sus grietas y defectos para hacerlas aún más bellas sellándolas con oro. Como dice Candice Kumai en su libro Kintsugi Wellness: El arte japonés de nutrir la mente, el cuerpo y el espíritu,
“El wabi-sabi celebra las imperfecciones de la vida, sus tramos duros e incluso sus rincones oscuros. Nos recuerda que la vida es pasajera, que la imperfección es natural y que hay belleza en la sencillez”.
Actualmente estoy trabajando en un nuevo libro, cuyo título provisional es Perfectly Flawsome: How Embracing Imperfection Makes Us Better, y un proyecto de portada basado en la imagen de arriba. El tema me ha dado vueltas durante varios años. Este post proviene de un esbozo que garabateé en mi cuaderno en 2016, según recuerdo.
A menos que aceptes esa imperfección en ti mismo -todas esas razones imaginadas por las que no estás del todo preparado- nunca empezarás ese negocio, ese proyecto, esa obra de arte que has estado imaginando. Recuerda la sabiduría de Goethe: