Yoga en silla para adultos mayores

Yoga en silla para mayores: estiramientos…

A medida que llegan nuestros años dorados, tenemos tiempo para disfrutar de las mejores cosas de la vida. Desde las clases de gimnasia hasta las reuniones con los amigos, tenemos más oportunidades de hacer lo que nos gusta y de probar cosas nuevas. El yoga en silla para personas mayores es una forma estupenda de aumentar la movilidad y mejorar el bienestar general. Aunque el yoga puede parecer un reto, hay modificaciones que puedes hacer para disfrutar de los beneficios de los estiramientos incluso si eres principiante. A continuación, le mostraremos los beneficios del yoga para personas mayores y le ofreceremos algunas de las mejores posturas para empezar.Beneficios para la salud del yoga en silla
El yoga en silla ofrece una amplia gama de beneficios para la salud de las personas mayores y de cualquiera que tenga problemas de movilidad. Si usted sufre de dolor crónico, tiene una condición como la artritis, o simplemente está buscando maneras de mejorar la movilidad, el yoga es una gran opción. El yoga en silla y las posturas suaves de pie son de bajo impacto y pueden ayudar a fortalecer los músculos y mejorar el estado de ánimo.Los beneficios del yoga incluyen la disminución de los niveles de estrés, la reducción de la inflamación y la disminución del dolor. Un estudio publicado en el Journal of the American Geriatrics Society examinó los efectos del yoga en silla en personas mayores con osteoartritis. El estudio consistió en 131 participantes que asistieron al yoga en silla o a un programa de educación para la salud. Los participantes que completaron rutinas de yoga en silla de 45 minutos dos veces por semana durante ocho semanas informaron de una reducción significativa del dolor y la fatiga en comparación con un grupo de placebo.Un pequeño estudio publicado en el International Journal of Yoga también encontró que la práctica regular de yoga puede ayudar a reducir las caídas en las personas mayores. Los investigadores también han examinado diferentes posturas de yoga, conocidas como asanas, para crear un programa de yoga destinado a reducir las caídas y mejorar la movilidad.  Como ocurre con la mayoría de las rutinas de ejercicio, los beneficios del yoga son más pronunciados cuando se practica con regularidad. Intente programar un tiempo al menos unos días a la semana para practicar estos ejercicios de yoga en silla para personas mayores.Qué saber antes de empezar

58:21¡en vivo! recital de danza de yoga en silla – 10 danzas con letra dirigidas por …yogajpyoutube – 22 oct 2019

Se ha demostrado que el yoga mejora la salud en general cuando se practica con regularidad. Al igual que muchas formas de ejercicio, se puede modificar para personas con diferentes capacidades. El yoga en silla es una forma suave de yoga que se puede hacer sentado en una silla o de pie en el suelo mientras se utiliza la silla como apoyo.    Los beneficios del yoga en silla son los siguientes
Puedes hacer yoga en silla casi en cualquier lugar donde puedas encontrar un sitio para sentarte. A continuación se presentan algunas posturas básicas de yoga en silla (llamadas asanas) para empezar. Estas posturas pueden ser beneficiosas si tienes una movilidad limitada o si quieres practicar yoga mientras trabajas.
Empieza con las manos en los muslos y siéntate con la espalda recta. Al exhalar, redondea la espalda, tirando de los abdominales hacia la columna vertebral, metiendo el coxis hacia abajo y metiendo la barbilla en el pecho. Redondea la parte superior de la espalda tanto como puedas, empujando la parte media de la espalda hacia la silla. Esta es la postura del gato.
Al inhalar, deja que tu vientre se mueva hacia delante, arquea la espalda, envía el esternón hacia delante y mira hacia el techo (si tu cuello está cómodo) o mantén la cabeza paralela al suelo. Esta es la postura de la vaca.

Yoga en silla

Parte del envejecimiento es una desaceleración gradual. Lejos del ritmo frenético de la juventud y la mediana edad, muchas personas mayores tienen una oportunidad única de tomarse su tiempo en sus actividades diarias. Para algunos, las lesiones o el dolor crónico pueden requerir un ritmo más lento, mientras que otros ancianos pueden simplemente querer ser más intencionales mientras se mueven durante el día. Afortunadamente, el yoga en silla para personas mayores puede adaptarse no sólo al proceso natural de envejecimiento, sino que también puede ayudar a las personas con movilidad limitada a mantenerse activas. Aquí están nuestras poses de yoga en silla favoritas, así como los beneficios.
El yoga en silla no sólo beneficia a las personas mayores, sino también a aquellas con movilidad limitada debido a dolores crónicos, discapacidades o lesiones agudas. El yoga en silla de ruedas y el yoga suave en silla son prácticas que fortalecen el cuerpo y la mente, con beneficios respaldados por la investigación. Ten en cuenta los siguientes estudios.
Un estudio de 2017 publicado en The Journal of Geriatrics encontró que los participantes de yoga en silla con osteoartritis que tomaron una clase de 45 minutos dos veces por semana durante ocho semanas experimentaron una reducción estadísticamente significativa del dolor y la interferencia del dolor con las actividades diarias. También observaron una mejora en la velocidad de la marcha. Estas mejoras se mantuvieron durante tres meses después del estudio.

Yoga en silla: ejercicios sentados para…

Se trata de posturas y ejercicios cortos de yoga en silla que pueden realizarse fácilmente en casa o en grupo. Combinan la conciencia de la respiración con ejercicios de yoga que pueden realizarse sentado en una silla o tumbado. Si es posible, debes llevar ropa suelta, la camisa desabrochada, pero cualquier tipo de ropa está bien. Si sientes algún dolor, simplemente salta ese ejercicio. Todos los ejercicios de yoga son suaves, sin forzar el cuerpo. El objetivo es sentirse relajado y tranquilo.
Si tienes tiempo para aprender una sola técnica, ésta es la que debes probar. En la respiración coherente, el objetivo es ser consciente de tu respiración y respirar lentamente mientras cuentas mentalmente la duración de tus respiraciones:
Si es posible, trabaja hasta practicar este patrón de cinco a 15 minutos al día. ¿Sientes los suaves movimientos de inhalación y exhalación en tu vientre? No hay una forma correcta de sentirlo; sólo estamos dedicando un momento a familiarizarnos con nuestra respiración.