Yoga sentado en silla

Yoga en silla

Se trata de posturas y ejercicios cortos de yoga en silla que pueden realizarse fácilmente en casa o en grupo. Combinan la conciencia de la respiración con ejercicios de yoga que pueden realizarse sentado en una silla o tumbado. Si es posible, hay que llevar ropa suelta, la camisa desabrochada, pero cualquier tipo de ropa está bien. Si sientes algún dolor, simplemente salta ese ejercicio. Todos los ejercicios de yoga son suaves, sin forzar el cuerpo. El objetivo es sentirse relajado y tranquilo.
Si tienes tiempo para aprender una sola técnica, ésta es la que debes probar. En la respiración coherente, el objetivo es ser consciente de tu respiración y respirar lentamente mientras cuentas mentalmente la duración de tus respiraciones:
Si es posible, trabaja hasta practicar este patrón de cinco a 15 minutos al día. ¿Sientes los suaves movimientos de inhalación y exhalación en tu vientre? No hay una forma correcta de sentirlo; sólo estamos dedicando un momento a familiarizarnos con nuestra respiración.

Todo lo que necesito es esta silla de yoga

Cuando trabajas desde casa, ¿te encuentras sentado durante largos periodos de tiempo sin moverte? El yoga en la silla es otra forma fantástica de incorporar el ejercicio a tu día, y puedes hacerlo incluso mientras estás sentado frente al ordenador. ¿Por qué no te tomas cinco minutos para intentarlo?
Para empezar, siéntate en tu silla con los pies separados a la altura de las caderas y las rodillas alineadas con éstas. Coloca las manos sobre las rodillas y practica una respiración profunda. Esto le ayudará a activar los músculos abdominales.
Baja lentamente la columna vertebral hasta que la cabeza quede suspendida entre las piernas. Mientras lo hace, ponga los brazos en posición. A continuación, balancéate suavemente de un lado a otro sintiendo el estiramiento en la parte baja de la espalda.

Comentarios

¿Se siente a menudo tenso? ¿Le resulta difícil agacharse y atarse los zapatos debido a la rigidez de las articulaciones? ¿Le preocupa a menudo caerse? Si es así, el yoga en silla y las posturas de yoga sentado pueden ser el ejercicio ideal para añadir a su rutina diaria.
El yoga en silla se deriva del yoga tradicional, una práctica antigua con posturas que se remontan a más de 5.000 años. Muchas, si no todas, las posturas de yoga tradicionales pueden reproducirse como posturas de yoga sentado o estiramientos de yoga utilizando una silla. Esto hace que el yoga en silla sea adecuado y agradable para personas de todos los niveles de experiencia, incluidas las personas mayores.
Una vez que empiece a practicar el yoga en silla, empezará a sentir una sensación de facilidad y relajación en su cuerpo. Con el tiempo, notará que la tensión que antes se apoderaba de sus músculos y articulaciones comienza a liberarse, y las tareas básicas de la vida diaria vuelven a ser posibles.
Utilizando su silla para realizar posturas sentadas o de equilibrio, puede aprovechar los numerosos beneficios que proporciona el yoga, como el aumento de la circulación, la sensación de bienestar y la disminución de la presión arterial, la ansiedad, la inflamación y el dolor crónico.

Yoga suave en silla para personas mayores pdf

En los días en los que tu bandeja de entrada está llena hasta los topes, tu madre no deja de molestarte por ese viaje familiar que tenías que haber reservado hace semanas y no puedes dejar de coger el bol de chocolate, hay esperanza. Todo lo que necesitas es el tipo de yoga adecuado para ayudarte a estirar y relajarte. Aquí, la famosa gurú del yoga Kristin McGee tiene 12 sencillos movimientos de yoga que harán desaparecer el estrés. ¿Y lo mejor? Puedes hacerlos directamente en tu silla.
Empieza con una pizarra limpia: Siéntate con la espalda recta en el borde de tu asiento y coloca las manos en la cintura. Inspira profundamente por la nariz, expandiendo los costados y el abdomen, y luego exhala lentamente. Repite la operación durante diez respiraciones.
Sentado, inspire y levante los brazos, presionando las palmas de las manos sobre la cabeza. Al exhalar, baja los brazos a los lados. Repita la operación cinco veces. Esto ayuda a alargar la columna vertebral y a liberar la tensión en los hombros y el cuello.
Para un estiramiento profundo de la columna y los hombros, levante los brazos y entrelace los dedos frente a usted. A continuación, gire las palmas de las manos hacia el techo mientras endereza los brazos por encima de la cabeza. Inclínate hacia la derecha durante tres respiraciones y luego hacia la izquierda durante tres.