Empezar yoga a los 40

Yoga para mujeres de 45 años

Estas son las malas noticias: a medida que envejece, su cuerpo se vuelve menos flexible, menos estable, más lento, más débil y menos competitivo en cuanto a resistencia. Con la edad se pierde elasticidad en los músculos, la fascia y (como se puede ver en un espejo) la piel. Esto se traduce en una menor flexibilidad general, que puede traducirse en inestabilidad y rigidez. La sarcopenia (pérdida de músculo) y la osteopenia (pérdida de hueso) son aspectos comunes del envejecimiento. Ambos pueden contribuir a reducir la fuerza, la velocidad y la resistencia. Si bien es cierto que es más difícil desarrollar la musculatura con la edad, no es imposible, y nunca es demasiado tarde. El ejercicio y el yoga le ayudan a mantener la masa muscular que tiene y a seguir añadiendo más. El hecho de padecer osteopenia puede tener tanto que ver con la genética y el sexo como con el nivel de actividad física, pero el movimiento y los ejercicios con peso mantienen los huesos más sanos durante más tiempo.
Sin embargo, es probable que esta información no nos sorprenda; tendemos a conocer bien los cambios que se producen con la edad, especialmente a medida que envejecemos. La buena noticia es que usted también tiene toda la sabiduría, la confianza y la experiencia vital que le aportan sus años en la tierra. Y seamos sinceros: aunque sea bonito tener todavía el cuerpo de un veinteañero, conocemos a poca gente que quiera volver a tener veintiún años (¡nosotros, desde luego, no!). Además, las noticias son aún mejores: aunque la edad le afecta de varias maneras, gran parte de ella está en sus manos, y hay mucho que puede hacer para limitar el efecto de los cambios relacionados con la edad. El yoga es una excelente herramienta antienvejecimiento. Y no importa de dónde partas o a qué edad empieces: el movimiento y el yoga pueden ayudarte.

El yoga después de los 40 te matará

Puedes cancelar tu membresía en cualquier momento, pero no se reembolsarán los pagos ya realizados. Una vez cancelado, tendrá acceso a su membresía hasta el final de su año pagado. Más detalles
La palabra yoga, del sánscrito yuj, significa unir o atar, y a menudo se interpreta como “unión” o método de disciplina. Un hombre que practica el yoga se llama yogui, una mujer practicante, yogini.
Se cree que el sabio indio Patanjali recopiló la práctica del yoga en el Yoga Sutra hace unos 2.000 años. El Sutra es una colección de 195 afirmaciones que sirven de guía filosófica para la mayor parte del yoga que se practica hoy en día. También esboza los ocho miembros del yoga: los yamas (restricciones), los niyamas (observancias), las asanas (posturas), el pranayama (respiración), el pratyahara (retirada de los sentidos), el dharana (concentración), el dhyani (meditación) y el samadhi (absorción). A medida que exploramos estos ocho miembros, empezamos por refinar nuestro comportamiento en el mundo exterior, y luego nos centramos en el interior hasta alcanzar el samadhi (liberación, iluminación).

El yoga te hace parecer más joven

A medida que envejecemos, la apariencia y los hábitos saludables dejan de ser una preocupación para muchas mujeres. Aunque el envejecimiento es perfectamente natural, no hay razón para descuidar el autocuidado. Una de las mejores cosas que puedes hacer es adoptar una práctica regular de yoga. A continuación te explicamos por qué, aunque tengas 40 años, deberías empezar a practicar yoga con regularidad:
El yoga ayuda a mantener el peso y mejora los niveles de energía. Al ser una práctica muy física, el yoga ayuda a mejorar la fuerza y la flexibilidad. La profesora de yoga de las estrellas, Shona Vertue, afirma que una práctica de yoga eficaz consiste en una mezcla de posturas de fortalecimiento y entrenamiento de la movilidad. Uno de sus clientes es David Beckham, que es propenso a desarrollar tensiones musculares debido a la práctica de deportes. Las mujeres, que no son especialmente activas, también tienen una alta probabilidad de sentir rigidez en sus músculos y articulaciones, lo cual puede deshacerse haciendo yoga religiosamente.
El yoga no se limita a los oms y la meditación. Algunas variantes, como el Vinyasa, sirven de ejercicio aeróbico y el yoga ha demostrado ser muy prometedor para mejorar la salud cardiovascular, ya que puede estimular la circulación y mejorar el ritmo cardíaco. También puede regular la presión arterial, lo que puede prevenir o mitigar varias afecciones cardíacas.

Yoga para el antienvejecimiento

El yoga puede ser una experiencia intimidante cuando eres un principiante y tienes más de 40 o 50 años, por lo que hemos reunido las posturas de yoga para principiantes de más de 50 años. Estas son adecuadas para cualquier persona que sea nueva en el yoga.  La sensación de incertidumbre sobre el inicio puede ser amplificada si su médico o amigos cercanos le han recomendado comenzar la práctica. Tal vez sientas que debes tener un determinado aspecto o pertenecer a un determinado grupo. La imagen del yogui es la de una mujer joven, en forma y flexible, normalmente con una amplia sonrisa en la cara o con una expresión tranquila de contemplación.  Afortunadamente, el yoga no discrimina: se puede practicar a cualquier edad, nivel de forma física y adaptarse a los distintos problemas de movilidad que puedan surgir. Históricamente, se ha atribuido al yoga el poder de ayudar a ralentizar el proceso de envejecimiento, así como de aliviar los síntomas de la menopausia. Sólo en EE.UU., hay casi 14 millones de personas mayores de 50 años que practican yoga y los practicantes afirman que su práctica es más constante que la de los grupos de menor edad. Razón de más para hacer posturas de principiantes de yoga para mayores de 50 años o vídeos online.Si estás empezando, recuerda que debes tomártelo con calma, ser suave con tu cuerpo y confiar en ti misma. Aquí tienes algunas posturas que puedes incorporar a tu práctica diaria cuando estés empezando.